miércoles, 12 de julio de 2017

Una historia familiar y Gretchen se preocupa. Christine Nöstlinger

¡Buenísimos días!
Es extraño encontrar a alguien que no haya leído una historia de Christine Nöstlinger, la mayoría de nosotros durante el colegio tuvimos que leer alguno de sus libros y si no le sucedió, realmente lo siento mucho pero la buena noticia es que la lectura nos disculpa setenta y siete veces siete. 
Christine Nöstlinger es una buena señora nacida en Austria que entre su trabajo de artista descubrió sus dotes de escritura y en 1984 le otorgaron el premio Hans Christian Andersen
En esta humilde entrada hablo de dos libros irreverentes y muy divertidos: Una historia familiar y Gretchen se preocupa (Gretchen Sackmeier Gretchen hat Hänschen-Kummer en alemán), cabe mencionar que pronunciar en la mente o en voz alta la mayoría de nombres, calles y lugares que están escritos en el libro es un reto y usted necesita a un hablante de alemán básico (o ser uno) para no sentir que lee puras consonantes.
En cuanto al tema Gretchen, mi chica, el ultimo libro de la serie, no me ha resultado posible conseguirlo. Que esto no ha sido ningún impedimento ni ocasión de no poder dormir de la intriga, ambos libros terminan de un modo bastante neutral donde puede o no preguntarse ¿qué pasaría después?
 ------------------------------------------------

La familia Sackmeier tiene cinco miembros y todos son gordos, vemos su historia a través de los ojos de la hija mayor del matrimonio: Gretchen Sackmeier de catorce años, mide un metro sesenta de estatura y pesa sesenta y cuatro kilos y trescientos gramos. 

La historia comienza cuando Elisabeth, la madre de familia, comunica que tiene deseos de bajar de peso, estudiar de nuevo y ganar su propio dinero; el marido Egon está absolutamente en contra pues dice que las buenas madres deben estar en casa y que "un apoderado como yo no puede permitir que su mujer trabaje de asistenta", es ahí cuando la situación familiar de Gretchen comienza a tambalearse.
Por el lado de Gretchen, su amiga Gabriele organiza una fiesta con sus amigos, auténticos punks y radicales, ahí conocemos a "las Nina Hagen" y a Hinzel. Esto no tendría nada de extraordinario hasta que a esa fiesta asiste el guapo del colegio: Florian Kalb al cual Gretchen ama en secreto y después de un par de días muy para su fortuna (o desgracia) comienza una relación muy extraña y nada formal con el muchacho.
A lo largo de la historia vemos cómo Gretchen sin darse cuenta baja de peso y cómo se desarrolla el papel de Hinzel, un chico punk con un tatuaje en la mejilla que decidió dejar la escuela y vivir del cheque que su padre burgués y ex nazi le da cada mes.

En Gretchen se preocupa la situación familiar está establecida, Elisabeth con sus dos hijas viviendo en casa de su amiga Marie-Louise y Egon en la casa Sackmeier con Hänschen, el hermano de Gretchen.

Ha pasado un año y Gretchen adquiere más carácter y seguridad, Florian Kalb y Hinzel están totalmente colgados por Gretchen y ella simplemente no puede decidir a cuál de los dos prefiere. El nudo central de este segundo libro es la posición de Hänschen que ha engordado tanto y come tanto que incluso a su gordo padre le preocupa, se vuelve misterioso y distante y siempre se le ve con un compañero problemático del colegio; Gretchen preocupada por Hänschen descubre lo que trae en manos y la resolución marcará de nuevo el destino de los Sackmeier como familia.


Parece muy sencillo, ¿no? De hecho lo es, una historia de la vida cotidiana de una chica adolescente, aunque tiene algo que no tienen tantas novelas juveniles hoy en día y es cierta complicidad que hay entre el narrador y la protagonista, la narración totalmente loca e irreverente de Nöstlinger y también hay muchas cosas dignas de mención.

En primer lugar me doy cuenta de que viviendo en la era de la información, del conocimiento, de las TIC, etcétera; vivimos rodeados de censura, no se habla de ciertos temas y cuando se hace es con el mayor cuidado posible, algunos dicen que es lo "políticamente correcto". Christine Nöstlinger ha sido muy polémica desde sus inicios, siempre habla de temas como el maltrato infantil, bullying, racismo, drogas, sexo y erotismo sin la necesidad de querer dar lecciones de moral y conducta. Se limita a describir el mundo como es, el mundo real en el que viven los niños y jóvenes pero del que todo mundo los excluye.
Nos encontramos con la familia gorda, no "gordita", gorda con todas sus letras, sin tapujos y sin vergüenzas. 
Se habla de asuntos femeninos por los que pasan las adolescentes sin ninguna censura, con total naturalidad. 
La historia se ubica en un periodo de transición donde la buena esposa y mujer se dedica al hogar, sin embargo se procura que Gretchen pueda ir al colegio y estudiar una profesión; en Una historia familiar durante un viaje en coche de Egon con sus hijos tienen una discusión llena de contradicciones acerca de lo que es un buen padre y una buena madre que pasan por un divorcio: si los hijos no se quieren quedar con el padre quiere decir que se es una buena madre, pero si deciden quedarse con el padre, por fuerza la mujer es una mala madre; dudan del concepto de ser un buen padre o del instinto paterno. Finalmente este rol de género incluso afecta a las mismas mujeres que buscan protegerlo, como la madre de Egon que al marcharse Elisabeth, llega desde Swettl para encargarse de la casa de su hijo, sin embargo sintiéndose tremendamente triste por dejar su huerto se sacude de la culpa que la sociedad le impone y regresa a Swettl gracias a que Gretchen con ideas nuevas que corresponden a su generación, la ayuda a decidirse.
En Gretchen se preocupa, vemos a la rebelde Gabriele armar un jaleo en clase de Historia al reclamar a la profesora que con la historia pasada no se les está enseñando nada para enfrentar al mundo, sacando a tema asuntos como el eje Norte-Sur, a quién se le debe temer más, si a Rusia o a EUA; qué es el sionismo y las diferencias entre Arafat y Gadafi, alude también a la poca credibilidad que tienen los medios de comunicación al decir que le terminan creyendo al que "parezca menos tonto".
Temas como la labor del padre de Hinzel durante el régimen nazi, o transeúntes que al ver a Florian Kalb borracho llegan a decirle con desprecio "Con Hitler no habrían pasado estas cosas" nos dan para pensar que en una reedición esto sería simplemente omitido, pues a más de medio siglo después, hablar de Hitler parece tabú, como hablar de los gordos, de los negros o del 9/11.
Estas joyas de la serie de Gretchen Sackmeier están escrita para jóvenes a partir de catorce años, si lo lees como adulto esperando encontrar algo directo, conciso y muy profundo recuerda que es para jóvenes de secundaria, pero si quieres leer por esparcimiento, yo sé que te causará momentos muy divertidos tengas trece, catorce o cien años.

Título: Una historia familiar.
Autor: Christine Nöstlinger.
Páginas: 183
Año de edición: 1987.
Editorial: Salvat Editores y Ediciones Altea, Taurus, Alfaguara.
País: España.

Título: Gretchen se preocupa.
Autor: Christine Nöstlinger.
Páginas: 152
Año de edición: 1987.
Editorial: Salvat Editores y Ediciones Altea, Taurus, Alfaguara.
País: España.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

ME HARÍA MUY FELIZ QUE ME DEJES TU COMENTARIO.
SI ERES DE BLOGGER, COMÉNTAME COMO TE GUSTARÍA QUE TE COMENTARAN. ;)